El Buki recibió las llaves de su pueblo natal, donde regresó luego de 15 años de ausencia.

El auditorio de la Sede Histórica del Supremo Tribunal de Justicia de la Nación, fue el lugar donde el cantautor Marco Antonio Solís recibió un merecido homenaje, por parte del Ayuntamiento de Ario de Rosales y los arienses.

Así mismo, el michoacano recibió las llaves de su ciudad natal, Ario de Rosales.

Ataviado con saco de filos negros y su bufanda a cuadros, el hijo predilecto de Ario de Rosales, arribó al reciento para ser recibido con aplausos de pie, lo cual correspondió con una sonrisa franca y agradecimiento.

Mientras “El Buki” buscaba con la mirada curiosa entre los selectos 60 invitados a sus amigos de la infancia y los saludaba con un guiño de ojo, el alcalde Cenobio Hernández Lara le daba la más cordial bienvenida.

“Marco, sabemos que no fue fácil alejarte de la gente que amas, pero ahora vuelves más maduro, más sabio para compartirlo con nosotros. Bienvenido a cada querido amigo”.

Al tomar la palabra, Marco Antonio Solís, dijo “Ario de Rosales” me pongo de pie”.

Visiblemente emocionado, el ganador de varios Grammys Latinos expresó estar muy agradecido por la oportunidad de volver a su tierra.

Hizo remembranza de su niñez vivida en la localidad: “es la etapa del ser humano cuando es más feliz ya que no hay más que amor para dar, es lo más puro de la vida”.

Agradeció la presencia de algunos amigos antiguos, compañeros del Colegio Hidalgo en donde estudió la primaria y recordó a su gran maestro no sólo de escuela sino de vida, el profesor Roberto Cortés Mendoza, quien falleciera hace algunos años.

Marco Antonio Solís Sosa, aseguró que regresa a su tierra muy satisfecho, señalando que es un honor y un privilegio ser un ciudadano distinguido.

Luego de 15 años de no pisar su tierra, el cantautor que ha sido exitoso en toda América Latina, prometió estar más presente.