El organismo de control interno del Departamento de Justicia de Estados Unidos anunció este jueves que examinará las acciones del FBI previas a las elecciones del pasado 8 de noviembre y si la agencia siguió los procedimientos apropiados en relación a la investigación sobre el uso de la excandidata presidencial Hillary Clinton de un servidor de correo electrónico privado cuando era secretaria de Estado.

La oficina del Inspector General del departamento, Michael Horowitz, dijo a las agencias de noticias que su indagación se centraría, en buena parte, en las acciones relacionadas con las comunicaciones públicas del director del FBI, James Comey, con respecto a la investigación de Clinton y si algunas de las decisiones sobre la investigación pudieron haber estado basadas en “consideraciones inadecuadas”.

Desde la ofiina de Horowitz dijeron además que esta investigación se activó en respuesta a las quejas de los miembros del Congreso y del público sobre las acciones del FBI y del Departamento de Justicia durante la campaña.

Aunque el FBI finalmente decidió no someter el caso de los correos de Clinton a juicio, el comportamiento de Comey que con sus declaraciones reavivó el tema públicamente apenas días antes de la elección presidencial del 8 de noviembre, despertó las sospechas de que podría haber ayudado a disminuir la confianza de los votantes en la demócrata.