El documental Demi Lovato: Simply Complicated podría titularse a corazón abierto. La cantante no ha dejado nada en el tintero a la hora de narrar en YouTube su ascenso, caídas y todo lo que hubo entre medias. A sus 25 años la cantante nacida en Alburquerque (EE UU) y que saltó a la fama gracias al Disney Channel tiene mucho que contar y en el documental oculta poco. Habla de drogadicción (a todo tipo de pastillas o a la cocaína), de trastornos de la alimentación o de corazones partidos. Mejor dicho, corazón partido, porque dan igual los amores vividos en este cuarto de siglo, en palabras de Demi Lovato, la cantante nunca amó a nadie como a Wilmer Valderrama.

“La camuflaba en los aviones, en los baños, a medianoche. Y nadie lo sabía. No era capaz de estar sobria”, reconoce la intérprete de Here We Go Again hablando de su otro amor, ese que sintió por las drogas. Como acepta ahora llegó un punto en el que “o estaba drogada o pensaba en las drogas”.

Esta no es la primera vez que Demi Lovato habla de sus problemas con las drogas, una adicción que comenzó a los 17 años cuando se convirtió en la estrella del Disney Channel. “Mi padre fue un adicto y un alcohólico y supongo que quise saber lo que encontró en las drogas y en el alcohol”, se sincera la nominada al Grammy que entró por primera vez en un centro de desintoxicación cuando tenía 18 años.

Entre aquellos que la ayudaron estuvo Nick Jonas, a su lado durante la breve relación que mantuvieron su hermano Joe y la cantante. El documental también incluye los testimonios de su mánager, Phil McIntyre; su madre, Dianna de la Garza, y de Joe Jonas. Lovato también habla del incidente en el que llegó a golpear a un miembro de su equipo de baile, uno de los puntos más bajos de su carrera.

Sin embargo, la parte más emocional de su testimonio hace referencia a Valderrama, actor con el que mantuvo una relación de seis años entre 2010 y 2016, momento en el que anunciaron su ruptura en las redes sociales. A pesar de las crisis vividas hasta entones, Lovato asegura que fue una ruptura amistosa y no debida a su consumo. Simplemente decidieron que estaban mejor como amigos. “La llama nunca se apagó”, confiesa en referencia al amor que sintió por el intérprete de The 70’s Show, 12 años mayor que ella. “Pero hay cosas que todavía no controlo y sé que no controlaré si me apoyo en alguien para paliar la soledad”, afirma.

El documental también habla de su sexualidad. Como ya se había anticipado, Lovato reconoce que utiliza una aplicación para ligar tanto con chicas como con chicos. “Estoy abierta a conectar como humanos, ya sea con hombres o mujeres. No hago distinciones”, reconoce la cantante.

Como dice su título, el documental es complicado porque entre todas estas historias narra fundamentalmente la historia de un éxito. El de una cantante y compositora, también actriz, volcada siempre en proyectos sociales sin ánimo de lucro y fundadora junto con el menor de los ex Jonas Brothers del sello discográfico Safehouse Records. Alguien tan creativo como emprendedor. Pero plagada de demonios, algunos de ellos lejos de estar bajo control.

Lovato asegura que ha conseguido mantenerse al margen de las drogas y el alcohol y asegura que lleva cinco años sobria. Su último álbum, Tell Me You Love Me, es lo que considera un ejemplo del cambio. Sin embargo, no se muestra tan orgullosa de sus trastornos con la alimentación, esos que relaciona con la pérdida Valderrama. “La comida es mi mayor reto”, acepta una intérprete que dice estar siempre pensando en comer y que admite ser bulímica. Aún así Lovato señala que existe un antes y un después. “Me da vergüenza mirar atrás y ver quien fui”, reconoce.

Dirigido por Hannah Lux Davis, Demi Lovato: Simply Complicated es el resultado de siete meses de entrevistas donde la cantante ofrece en primera persona la versión más auténtica e íntima de la artista y de la mujer que hay detrás de la estrella. Una vida resumida sin tapujos en 78 minutos que llega a YouTube esta semana coincidiendo con la salida al mercado de su último álbum.