El ministro de Exteriores norcoreano, Ri Yong-ho, ha dicho que su país podría lanzar a modo de prueba una bomba nuclear de hidrógeno al océano Pacífico como parte de la «respuesta al más alto nivel» con la que el líder Kim Jong-un ha advertido a EE.UU.

«Podría tratarse de la más poderosa de las detonaciones de una bomba H en el Pacífico», dijo Ri a medios surcoreanos congregados en su hotel de Nueva York, donde se encuentra para asistir a la Asamblea General de la ONU.

Ri respondió así al ser preguntado por el mensaje del líder Kim Jong-un, que en palabras recogidas poco antes por medios norcoreanos advirtió al presidente de EE.UU., Donald Trump, de que pagará muy caro su «excéntrico» discurso ante la ONU, en el que amenazó con destruir totalmente Corea del Norte.

El jefe de la diplomacia norcoreana añadió que de cualquier modo las medidas «serían ordenadas por el líder Kim Jong-un», en declaraciones recogidas por la agencia sur coreana Yonhap.

En el comunicado con las palabras de Kim que publicó poco antes la agencia estatal norcoreana KCNA el mariscal asegura que «ahora que Trump me insultó a mí y a mi país ante los ojos del mundo, consideramos una repuesta al más alto nivel», que estará «más allá de sus expectativas».

En su discurso en la Asamblea General de las Naciones Unidas del pasado martes, el presidente estadounidense advirtió de que si EE.UU. se ve forzado a defenderse a sí mismo o a sus aliados no le quedará «más opción que destruir totalmente Corea del Norte».