Uno de los máximos exponentes de la balada y la música romántica en América Latina es Axel, ganador del Gardel de Oro —el premio más importante en la música que otorga su país natal, Argentina— el cantautor reconoce que aún su relación con México no está del todo consolidada, comparte en entrevista que aunque se gustan y se coquetean, el romance todavía no llega a su punto como ha sucedido en otros países como España, sin embargo, como buen caballero que es, está apostándolo todo para que el amor se dé a manos llenas, por eso es que planea volver el próximo año con una serie de presentaciones.

El músico, quien actualmente promueve el sencillo “Que nos animemos” a dueto con Becky G, trae bajo el brazo un nuevo disco titulado “Ser”, el cual tiene un significado muy arraigado en su corazón, pues desde su creación, fue una catarsis para despedir a su mamá, que falleció en 2015 y también para darle la bienvenida a su tercer hijo, un varoncito de nombre Fermín. En un proceso de despedidas y llegadas, este álbum vio la luz, primero a raíz de la canción “Eternidad” que le escribió a su madre y que fue la punta de lanza para desarrollar todo el proceso creativo del disco.

“Cuando uno saca un disco siempre es el más importante porque uno muestra el presente, pero éste, por todo lo vivido, seguramente que es el más representativo, sensible y profundo de mi carrera. Es el álbum donde puede calar más hondo en mí y en mis emociones, más para adentro, y a la hora de escribirlo, salieron cosas todavía de más adentro, las entrañas más profundas. Para mi mamá escribí, ‘Eternidad’, ella murió hace dos años, y los 16 días de su partida, nacía mi primer hijo varón. Entonces, había esas dos caras de la vida en muy poco tiempo”.

Y si bien Axel planeaba sacar esta canción como primer sencillo, fueron los directivos de Sony Music los que le sugirieron abrir con “Que nos animemos”, paradójicamente la última rola que escribió para el disco. No se había contemplado una colaboración hasta que en los mismos días de esa reunión, los directivos también tuvieron un acercamiento con Becky, ella escuchó la melodía y de inmediato quiso ser parte del tema, que engloba la frescura de ella y la esencia de la música actual, aunado con el sentimiento y la poderosa letra de Axel.

Ambos intercambiaron mensajes de texto hasta conocerse cara a cara en la realización del videoclip, Becky viajó 20 horas de Los Ángeles a Argentina, solo para filmar el video y consolidar su amistad. “La canción super creció con su participación, yo produje el tema y le quería dar a ella su protagonismo”. Ahora la intención de Axel es hacerle la invitación a la también actriz para que participe en alguno de sus conciertos que tiene programados por América Latina.

“Este es un disco alegre, yo soy muy optimista, pero sin duda es el más representativo. En la vida todo el tiempo tenemos la oportunidad de crecer y cada día rediseñarnos y evolucionar. Como músico cada día he buscado sorprender a la gente y a mí mismo, correr riesgos, para mí ha sido muy importante trascender límites, no meterme en una zona de confort. Este disco es donde más riesgos corrí, buscando una sonoridad bien moderna, con mucho condimento electrónico, sin perder la sensibilidad y esa parte mía que es la que más conecta con la gente, llegar a los sentimientos de los demás”.

La montaña —en el centro de Córdoba— es el lugar sagrado para Axel, ahí se refugia del mundo y fue donde creó “Ser”, en este lugar tiene aproximadamente ocho años yendo, viniendo y viniendo “Es mi cable a tierra, mi conexión con todo”.

La música no mata a la música

Axel no cataloga al urbano y al reaggaeton como dos géneros que estén matando a la música, por el contrario, destaca que de los que son parte de la industria, son los reggaetoneros quienes más unidad tienen, todos colaboran con todos sin temor a los egos. “Vivimos en una sociedad que nos educa juzgando todos los días algo, inocentemente y sin maldad a veces, pero lo hacemos. Es un trabajo que yo estoy haciendo desde hace un tiempo y conscientemente, no juzgar y frenar antes de que aparezca”.

Señala que en los últimos cinco años el movimiento urbano y de reggaetón es muy fuerte. “Es muy difícil que se conviertan en un clásico, pero es un movimiento real y una búsqueda de muchos artistas, en algún momento llegará alguno que haga algo genial y simple y sea verdaderamente genial. Yo creo que la música va mutando todo el tiempo, sería atentar contra la música decir que una mata a la otra. Estamos en calma y caos todo el tiempo y al final los que sobreviven son los que se adaptan, no los más fuertes ni los más ricos”.