La canciller alemana, Angela Merkel, ha dicho que Europa no ha hecho aún “sus deberes” en cuanto a política de migración y que se necesita más trabajo en este sentido.

Así, Merkel insistió en que es necesario reformar la Convención de Dublín sobre asilo. “Dublín III debe reformarse. Hemos logrado mucho en estos años pero tenemos que luchar contra las causas de la migración en origen para dar un futuro a la gente en sus países”, ha dicho en su tradicional rueda de prensa anual.

“Está claro que hace dos años había una situación humanitaria extraordinaria. Por eso fue importante y correcto que hiciésemos eso [dejar en suspenso el protocolo de Dublín] en esa situación pero Europa todavía no ha hecho sus deberes”, agregó.

En opinión de Angela Merkel, en la cuestión migratoria el tema central gira en torno a garantizar que en Europa se vive bien y que al mismo tiempo se pueda “ayudar a los demás a tener perspectivas de futuro”, informa Dpa.

La Convención de Dublín III prevé que el proceso de asilo sea ejecutado por el país en el que el refugiado pisó por primera vez Europa. En plena crisis migratoria, en 2015, la canciller alemana decidió suspender temporalmente este tratado en aras de agilizar las peticiones de asilo de los migrantes que llegaban a las costas europeas, en su mayoría sirios.

La dirigente germana ofrece su rueda de prensa de cada verano, en la que ha abordado, además del tema migratorio, las relaciones con Turquía. Merkel ha remarcado que a Alemania le gustaría tener mejores relaciones con Turquía, pero que tiene que tener en cuenta la realidad. “Nos encontramos en una fase muy complicada” en las relaciones entre Berlín y Ankara, ha afirmado, según informa Reuters.