Interpol lanzó una alerta global y Estados Unidos cerró sus embajadas en los países musulmanes, en tanto Francia, Alemania y Gran Bretaña, hicieron lo mismo en Yemen, ante el temor de ser objetivo de atentados por parte de Al Qaeda. Poco después de Estados Unidos, Interpol emitió una alerta global de seguridad señalando que sospecha que Al Qaeda está implicada en la evasión de centenares de terroristas, sobre todo en Irak, Libia y Pakistán.

La organización policial internacional con sede en Lyon (centro-este de Francia) invitó a la mayor vigilancia a todos los países miembros.

“Al sospechar la implicación de Al Qaida en varias evasiones logradas por centenares de terroristas y criminales, la alerta de Interpol solicita la colaboración de sus 190 países miembros para determinar si esos recientes acontecimientos están coordinados o relacionados”, añadió Interpol. Recordó que el mes de agosto es una fecha aniversario ligada a varios “violentos ataques terroristas” en India, Rusia e Indonesia. “Esta semana marca también el 15º aniversario de los atentados contra las embajadas de Estados Unidos en Nairobi, Kenia, y en Dar es Salam, Tanzania, en los que perecieron unas 200 personas, en su mayoría africanos, y otras 4.000 quedaron heridas”.

Una amenaza, al menos, es concreta: en una grabación audio colgada en los foros yihadistas, el jefe de Al Qaida, Ayman al Zawahiri, acusa a Estados Unidos de haber “conspirado” con el ejército egipcio y la minoría cristiana copta para hacer destituir al presidente islamista egipcio Mohamed Mursi hace un mes.

Estados Unidos emitió el viernes una alerta mundial para advertir que la red Al Qaida podría lanzar algún ataque en Medio Oriente o el norte de África en agosto.